“Durante los trabajos de campo en 1978, en la región de Guaimaraya en el curso medio del río Caquetá, tuve la fortuna de efectuar el hallazgo de un conjunto de petroglifos (grabados en piedra), que me permitió establecer analogías con un mito que cuenta con gran número de variaciones especialmente en la Amazonia: La Anaconda Ancestral (Origen de la Humanidad).

En los 20 años de mi vida en que estuve viajando por la zona con cierta regularidad, logré detectar en total, más de dos mil petroglifos que aún no habían sido reseñados. De estos descubrimientos he venido dando cuenta en varios libros, artículos, entrevistas, exposiciones fotográficas y videos, cursos universitarios y copiosas conferencias.”

-Urbina-

Leer articulos sobre Arte Rupestre

Español de Colombia